Abstinencia de la cocaína. Efectos del síndrome de abstinencia

¿Qué es la abstinencia de cocaína y cuáles son los síntomas del síndrome de abstinencia de la cocaína? Vamos a responder a estas preguntas y a proporcionar más información sobre las consecuencias del consumo de cocaína y como salir de esta dependencia.

La abstinencia de cocaína ocurre desde la primera dosis, pero se refuerza cuando uno consume cocaína en gran cantidad, o de forma regular (dos semanas de consumo) y, entonces, deja de tomar la droga o reduce la cantidad. Esto se llama "síndrome de abstinencia de cocaína", se produce inmediatamente después que dejes de consumir cocaína, y se caracteriza por la intensa ansiedad que te empuja a consumir más cocaína.

La abstinencia de cocaína no suele tener síntomas físicos tan visibles al principio como temblores o vómitos. Estos síntomas son más comunes en el consumo de heroína, o la abstinencia de alcohol.

¿Cuándo desaparece el síndrome de abstinencia de la cocaína? ¿Desaparece por completo? Sí, lo bueno es que los síntomas de abstinencia de cocaína pueden desaparecer por completo con el tiempo. Sin embargo, algunos síntomas del síndrome de abstinencia como la ansiedad y la depresión pueden durar meses.

No todos los síntomas del síndrome de abstinencia de la cocaína se dan siempre, ni a la vez. De hecho algunos son opuestos como el cansancio y el nerviosismo. Los efectos de la abstinencia de cocaína opuestos normalmente se alternarán de forma brusca. Así en el caso del cansancio y el nerviosismo, el adicto pasará de estar cansado a estar muy nervioso y vuelta a estar muy cansado sin parar a lo largo de días que dure el síndrome de la cocaína.


Aquí está una lista de síntomas comunes del síndrome de abstinencia de cocaína:


Estado de ánimo deprimido. Sin necesidad de que haya ninguna otra causa a parte de no consumir cocaína.

Irritabilidad. Tendencia del adicto a discutir con toda persona que intente hablar con él o ella.

Cambios de humor. Del enfado a la depresión y vuelta al enfado, una y otra vez.

La fatiga. El adicto se siente MUY CANSADO. El síndrome de abstinencia por cocaína le mueve a intentar descansar todo lo que puede aunque sea sentado sin conseguir que esto le aporte energía.

Insomnio. Dificultad para conciliar el sueño, lo que unido al cansancio impide al adicto a recuperar energía y salir de este cansancio.

Malestar en todo el cuerpo. El adicto o la adicta, se siente como si tuviese una gripe. El síndrome de abstinencia de la coca hace que le duela todo el cuerpo aunque no esté enfermo. Es su cuerpo reclamando el consumo de cocaína.

La desaceleración de la actividad. El adicto se vuelve torpe y lento a la hora de hacer algo.

Agitación y conducta inquieta. El síndrome de abstinencia de la cocaína vuelve al adicto muy nervioso.

Incapacidad para pensar con claridad. El adicto o adicta es incapaz de concentrarse. Esto hace muy trabajoso el conseguir hablar o razonar con el adicto sobre lo que le está pasando, y aún más ayudarle.

Aumento del apetito. Consumir cocaína reduce el apetito. Mientras que el síndrome de abstinencia lo dispara.

Pesadillas y sueños desagradables. Sueños muy vívidos y muy inquietantes.

Paranoia. Que vuelve al adicto agresivo contra los que le rodean mientras dura el síndrome de abstinencia de la cocaína.

Extrema sospecha. Como consecuencia del síndrome paranoide, el adicto desconfía de todo el mundo. Llega a creer que todo el que le rodea pretende acabar con él o ella.

Deseo de más cocaína. Un deseo compulsivo y muy fuerte que obsesiona al adicto o adicta.


Las posibles complicaciones consecuencia de la abstinencia de cocaína son:


Sobredosis. Mientras dura la desintoxicación, durante la abstinencia de cocaína, existe el riesgo de que si el adicto consigue droga, y dado el inmenso deseo de consumir que le tortura, consuma una dosis mucho mayor que la que puede tolerar su cuerpo. Esto le puede causar la muerte. De ahí que sea MUY IMPORTANTE que la desintoxicación se haga en un centro de rehabilitación con tratamiento médico hospitalario vigilado. De este modo no sólo evitarán que el adicto pueda conseguir cocaína mientras dure la rehabilitación, sino que la medicación que le proporcionan le ayuda a eliminar “el mono” o deseo de consumir.

Depresión. Una depresión que no desaparece, permanente durante todos los días, que puede durar meses. A largo plazo se ha demostrado que aunque pasados unos meses de la abstinencia de cocaína la depresión desaparece, el ex adicto a la cocaína tendrá para siempre una mayor tendencia o facilidad para caer en una depresión, que la que tenía antes de consumir cocaína.

Deseo de consumir. El deseo o costumbre de consumir, o síndrome de abstinencia psicológico (no físico, ese se supera con la desintoxicación en unas semanas) dura para siempre. El ex adicto a la cocaína volverá a acordarse de la cocaína cada vez que tenga una preocupación, y se sentirá psicológicamente empujado a volver a intentar tapar sus preocupaciones con el consumo de cocaína.

El suicidio. Otro motivo por el que para dejar la cocaína hay que acudir a un centro de drogas. La abstinencia de cocaína produce un síndrome tan insoportable para el adicto que si no se le ayuda con medicación, le puede empujar al suicidio. La depresión, la ansiedad y los cambios de humor, convierten su estado de ánimo en algo parecido a una montaña rusa. Su mente se ve empujada en muchas direcciones a la vez. Si no se le ayuda a centrarse con una medicación en un centro de adicciones que proporcione una desintoxicación vigilada por personal médico, el adicto puede acabar suicidándose.

 

El consumo de cocaína puede llevar a consecuencias muy graves. Es muy importante llamar a un centro de rehabilitación cuando aún se está a tiempo de ayudar al adicto. Si un adicto está consumiendo cocaína, pero desea dejar la droga, necesitará ayuda. Si tú sufres la adicción, o si es otra persona a la que quieres ayudar, debes apoyarle reuniendo números de teléfono de centros de rehabilitación médicos. Es muy difícil mantenerse cuerdo a lo largo de los síntomas de abstinencia de cocaína. El adicto o adicta necesitará toda la ayuda que pueda recibir.

Con el fin de evitar esto, evita el consumo de cocaína si aún no eres adicto. Y si ya eres adicto y quieres salir de esta droga, trata de evitar lugares, personas y cosas asociadas a la droga. Trata de pensar en las consecuencias negativas, y busca apoyo.

No subestimes la adicción de la cocaína.

Previous
Up
Next