Portada

Salir de las drogas es difícil. Esa es la verdad. Cualquier adicto a alguna sustancia descubre esto en el mismo momento que, por primera vez, decide dejar las drogas sin contar con la ayuda que se le prestaría en un centro de rehabilitación durante el tratamiento de desintoxicación. La superpoblación humana ha degradado de tal manera la calidad de vida que las drogas pueden llegar a usarse como un medio muy eficaz para impedir que la mente se llene de problemas.

Las drogas son una forma aparentemente agradable de autodestruirse, de escapar de todo lo que queremos dejar atrás. Pero caer en la dependencia química de una droga no tiene nada de agradable. La primera vez que se consume es la única agradable de verdad. Porque es la única vez que disfrutas sin saber lo que se te viene encima. Sin estar aún demacrado físicamente por el consumo habitual. Sin saber que a partir de entonces, tendrías que hacer LO QUE FUESE para conseguir la siguiente dosis. Que iba a destrozarte la vida más de lo que creías que lo estaba. Incluso destrozársela a otras personas a las que no querías hacer tanto daño.

Pero SE PUEDE SALIR DE LAS DROGAS con un tratamiento de desintoxicación en un centro. Hay personas, muchas personas, que lo consiguen en un centro de rehabilitación de drogas cada día. Ahora mismo hay alguien en algún lugar celebrando con orgullo un aniversario muy especial. El aniversario del día que consiguió dejar las drogas.

Pero, por qué es tan difícil dejar las drogas. Por tres motivos:


1. El entorno:

Este es el aspecto menos tenido en cuenta por quienes te animan a salir de las drogas. Y es de hecho el principal responsable de que caigas en las drogas. La vida que te rodea, y que no aguantas, que te decepciona, a lo mejor incluso equivocado. Tu entorno. Algunos drogodependientes creen que se engancharon por diversión. Pero eso no es cierto, siempre hay un trauma personal detrás que no quieres reconocer. O cómo mínimo una situación personal muy difícil de llevar. No te engañes, las drogas no te hicieron infeliz. Caíste en ellas porque ya lo eras. Las drogas lo que consiguieron es demostrarte que aún lo puedes pasar peor.

A veces la tierra se abre bajo tus pies, y, lejos de luchar, te dejas caer. Esperando tocar fondo. Porque piensas que aunque el fondo de ese agujero no va a ser un sitio agradable, al menos te podrás sentar. No tendrás que luchar para subir, ni tirar hacia adelante con todas tus responsabilidades ni problemas personales como has venido haciendo cada día. Sin poder parar ni un momento para descansar.

Nos decimos que estamos MUY CANSADOS. Dejamos que nos lleve la corriente contra la que estamos hartos de luchar. Porque hemos luchado mucho, y no parece que sirva para nada. Pero tarde o temprano descubres tu error. ESE AGUJERO NO TIENE FONDO.

Vas a caer por él más y más, mientras te golpeas contra sus paredes una y otra vez. Un golpe para tu salud, un golpe para tu familia, un golpe para una persona que te importa, un golpe para tu trabajo, otro que te quita una posesión preciada, un golpe para tu aspecto físico.

Vas a tener que sacar fuerzas de donde ahora piensas que no tienes, aunque sea un pequeño esfuerzo. Lo suficiente para decidir si quieres vivir. Sin más rodeos. Lo suficiente para pedir ayuda.

¿Quieres vivir? Pero vivir de verdad, con tus sentidos despejados al 100%, y la mente clara. Entonces tienes que salir de las drogas con la ayuda de un centro de rehabilitación. Una vez te hayan tratado verás lo que te rodea con otra perspectiva. Lo verás con otra sensación muy distinta a la tristeza depresiva que te acosa ahora.


2. El síndrome de abstinencia físico:

Este es el aspecto mejor conocido de las drogas tanto por los drogodependientes como por los que les intentan ayudar a dejar las drogas durante la desintoxicación. Y ES EL MENOS IMPORTANTE. Esto puede dejarte helado, incluso ofenderte debido a lo difícil que es de llevar, pero es la verdad si sigues un tratamiento para rehabilitarte. El síndrome de abstinencia físico causado por la mayoría de las drogas dura entre 3 días y 3 semanas.

Y después desaparece. POR COMPLETO. Y PARA SIEMPRE.

Pero es que además casi todos pueden sobrellevarse mucho mejor con la ayuda de una medicación. Existen medicamentos que anularán lo peor del síndrome de abstinencia y se usan hoy en los centros de rehabilitación de drogas para que salgas de las drogas evitando los peores efectos del síndrome de abstinencia o el mono.

El 80% de los drogodependientes han superado con éxito el síndrome de abstinencia físico no una sino VARIAS VECES en un centro de rehabilitación mediante la desintoxicación. Es el que más asusta porque es el que empuja tu vida de una dosis a otra. Pero con ayuda de un tratamiento lo puedes salvar en la mayoría de los casos en un máximo de 3 semanas. Aunque para salir de las drogas vas a tener que enfrentar algo más cuando te traten.


3. El síndrome de abstinencia psicológico:

ESTE ES EL ENEMIGO. Dura TODA LA VIDA. Tendrás que enfrentarte a ello cada día.

Pasado el síndrome de abstinencia físico lo que queda es la costumbre de consumir. Si además el entorno en el que vives es el mismo que te empujó a consumir lo tienes difícil. Haz lo posible para CAMBIAR DE VIDA. No te conformes con dejar las drogas. Los centros de rehabilitación incluyen terapia de seguimiento después de la desintoxicación, como las reuniones de grupo, o las consultas con psiquiatras o psicólogos si lo prefieres. Después del tratamiento salta sobre una nueva vida con todas tus ganas. Cambia tu imagen, si puedes también tú trabajo, y si también puedes, vete a vivir a otro lugar, y deja a tus amigos, para rehabilitarte. Haz lo que sea, pero cambia después de desintoxicarte.

Si puedes encontrar algo mejor que hacer cada día que tomar una dosis, algo que merezca la pena, que te haga sentir orgullo de ser quien eres, entonces, habrás conseguido salir de las drogas.


DEA, Drug Information. Drugs are classified as having a high potential for abuse. www.justice.gov

Previous
Up
Next