Farmacodependencia

Definición: La farmacodependencia es la dependencia química de un medicamento.

La adicción a los medicamentos es un problema creciente que muchas personas no toman tan en serio como deberían. Como los medicamentos fueron prescritos inicialmente por un médico, piensan que el abuso del medicamento recetado es diferente del consumo de drogas ilegales, y que no les afecta. Los farmacodependientes que crean una dependencia química de un medicamento prescrito o no, son adictos, de la misma manera que lo son los que se enganchan a la cocaína, la heroína, el alcohol u otros tipos de drogas.

No existe ninguna relación entre la legalidad o no de una sustancia, y el daño y la adicción que pueda causar. Que una substancia sea legal no significa que su consumo o su abuso no sea dañino. Existe farmacodependencia de una sustancia desde que se crea la adicción por el consumo continuado o excesivo, más allá de lo recetado.


¿Qué es la adicción a medicamentos recetados o farmacodependencia?

Un adicto a medicamentos recetados utiliza medicamentos de una manera que no sea para el que fueron prescritos inicialmente o en cantidades mucho mayores, o con mayor frecuencia de la recetada. El farmacodependiente llega a depender de las drogas para conseguir de alguna manera sentirse mejor, y como cualquier drogodependiente sufre malestar entre las dosis. El uso de medicamentos recetados continúa a pesar de las consecuencias negativas para el consumidor, incluidas las dificultades que se creen en sus relaciones, problemas en el trabajo, o el riesgo de daño físico por el uso inadecuado.


Los signos de abuso y dependencia de prescripción:

Los signos de la adicción a un medicamento varían mucho según cuál sea el medicamento. Pero los más comunes que pueden ayudarnos a descubrir que alguien es adicto para ayudarles son los siguientes:

  Se quejan de síntomas vagos, para llegar a la medicación.

  La falta de interés en otras opciones de tratamiento que los medicamentos.

  Cambios de humor repentinos sin motivo aparente que los explique.

  Ir a ver a varios doctores y / o farmacias para conseguir más cantidades del medicamento.

  Antecedentes de adicción a las drogas.

  Cambios bruscos en el nivel de ansiedad. Pasando de la depresión al nerviosismo.

  El consumo de  cantidades superiores a la dosis recomendada o tomarla más veces de las recetadas.

  Tomar medicamentos que han sido recetados a otras personas.


Las causas de la dependencia química en el farmacodependiente:


Los medicamentos recetados tienen efectos en el cerebro del mismo modo que cualquier droga o sustancia. Cuando una persona es adicta a los medicamentos que utiliza, el medicamento cambia la química del cerebro, y durante un tiempo lo hace menos eficaz en la producción de sustancias químicas como la dopamina o endorfinas. Dado que el cerebro ha dejado de producir por sí mismo los productos químicos, deben ser introducidas a través de otra fuente. En este punto, el adicto farmacodependiente  ha creado una dependencia química física de la medicación.

Las personas mayores están especialmente en riesgo de adicción a los medicamentos, simplemente porque se les prescriben fármacos con más frecuencia que otros grupos. Por ejemplo, un médico puede prescribir un tranquilizante después de haber experimentado un evento traumático, como la muerte de su cónyuge. La persona se siente más tranquila y es capaz de dormir mejor con la medicación, por lo que lo toma con más frecuencia de la que el médico le indica. Cuando se le acaba, vuelven al médico para otra receta, y así es como la adicción o fármaco dependencia, comienza.

La farmacodependencia en los adolescentes también es frecuente. Es importante si decidió tomar la grandísima responsabilidad de educar a un adolescente que entienda que jamás debe tomar medicamentos no recetados, o aun recetados, nunca más allá de la dosis recetada. Los medicamentos para la tos, colirios, y analgésicos, son los medicamentos de los que más abusan los adolescentes farmacodependientes.


Efectos del consumo excesivo de medicamentos:

Una persona que es adicta a los medicamentos recetados puede experimentar lo siguiente:

  Ansiedad.

  Depresión.

  Dificultad para dormir o dormir demasiado.

  Pérdida de interés en las relaciones con los amigos o miembros de la familia.

  Sufrir un síndrome de abstinencia cuando trata de tomar menos medicamento, como lo sufriría cualquier toxicómano.

  Complicaciones y efectos a largo plazo del abuso de medicamentos recetados. Cuando se trata de adicción a los medicamentos, la complicación más importante que se tiene que tener en cuenta es la interacción de drogas. Si su médico o farmacéutico no es consciente de todo lo que está tomando, se le puede dar un medicamento que produzca efectos secundarios cuando se combina con los medicamentos recetados. Las vitaminas y los remedios de hierbas se incluyen en esta categoría.

Cuando consumes alcohol y medicamentos, la combinación de los dos puede producir algunos efectos secundarios desagradables. Si estás tomando un sedante o un analgésico y bebes alcohol, la combinación de los dos puede afectar al sistema nervioso central, dando lugar a dificultad respiratoria, y puede producir una parada respiratoria, o incluso la muerte.


Farmacodependencia en el DSM IV:

El DSM IV es el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales. Es utilizado por los médicos y doctores a la hora de formalizar un diagnóstico internacionalmente, o en un proceso legal. La farmacodependencia o la adicción a una sustancia (no necesariamente un medicamento) se define como un trastorno de consumo que conlleva daña al sujeto, y en el que se dan al menos 3 de las siguientes situaciones en un periodo de un año:

  Tolerancia.

  Abstinencia.

  Abuso de cantidad o de la frecuencia.

  Deseo o intento de dejar el consumo sin conseguirlo.

  Dedicar mucho tiempo a conseguir la dosis de la sustancia.

  Continuar tomando la sustancia aun sabiendo que le daña.

Si además la sustancia ha creado una dependencia química en quien la toma se tendrá en cuenta para decidir si hay farmacodependencia según el DSM IV.

Además se trata en un apartado la farmacodependencia de ansiolíticos, hipnóticos, y sedantes. Y cuenta el DSM IV que hay dependencia química de ansiolíticos, hipnóticos y sedantes cuando se da lo siguiente:

  Haber tomado recientemente medicamentos ansiolíticos, hipnóticos o sedantes.

  Cambios psicológicos en el comportamiento poco después de tomar cada dosis. Como una especial agresividad, física o verbal.

  Y alguno de estos síntomas de la dependencia química:

    Lenguaje farfullante. No habla con claridad.

    Incoordinación.

    Marcha inestable.

    Nistagmo. Mover involuntariamente los ojos, ya sea en círculos, a los lados, o verticalmente.

    Tener una memoria desordenada o falta de atención.

    Estupor o coma.


 Ayuda y Tratamiento de la Adicción a medicamentos o farmacodependencia:

Un centro de rehabilitación puede ayudar con el tratamiento de la farmacodependencia, incluyendo las intervenciones, la desintoxicación, la rehabilitación y la recuperación. La terapia para pacientes hospitalizados supone que todos los medicamentos recetados son supervisados atentamente mientras dura el tratamiento. Además los tratamientos de adicciones de dependencias químicas suelen incluir un seguimiento cuando terminan para evitar, o al menos tratar, las recaídas, tan pronto como ocurren.

Previous
Up
Next