Efectos del alcohol

A partir del segundo en que tomas el primer sorbo, los efectos del alcohol empiezan a afectar tu cuerpo y tu mente. Después de una o dos copas puedes comenzar a sentirte más sociable, pero poco después las funciones humanas básicas, como caminar y hablar,  se vuelven mucho más difíciles. También puedes empezar a decir cosas que no querrías decir si no estuvieses borracho o borracha, y a comportarte fuera de lugar. Algunos de los efectos del alcohol desaparecen durante la noche, mientras que otros pueden permanecer mucho más tiempo, o incluso llegar a ser permanentes.


Enfermedades y cánceres 
Los expertos estiman que el alcohol es responsable de al menos el 6% de las muertes cada año. Las tasas de mortalidad por cirrosis hepática son ya alrededor de dos veces más altas de lo que eran hasta hace poco.

La enfermedad hepática solían afectar principalmente a los bebedores en la mediana edad, pero ahora las víctimas son cada vez más jóvenes. Hasta uno de cada tres adultos suficiente alcohol para estar en riesgo de desarrollar enfermedad hepática.

El abuso de alcohol es un factor importante en un número de cánceres, incluyendo cáncer de hígado y cáncer de boca, los cuales van en aumento. El alcohol ocupa el segundo lugar con el tabaquismo como factor de riesgo para los cánceres de las vías oral y digestiva.

La evidencia sugiere que esto se debe a que el alcohol se degrada en una sustancia llamada acetaldehído, que puede unirse a las proteínas en la boca. Esto puede desencadenar una respuesta inflamatoria del cuerpo - en los casos más graves, las células cancerosas se pueden desarrollar.

La pancreatitis crónica es otra enfermedad asociada a los efectos del alcohol en el cuerpo. Se produce cuando el páncreas se inflama y las células se dañan. La diabetes es un efecto secundario común de la pancreatitis crónica. Hay evidencia de que beber en exceso puede reducir la sensibilidad del cuerpo a la insulina, que puede desencadenar la diabetes tipo 2.

Mientras que los fabricantes de alcohol pagan para que los periódicos, diarios y blogs se llenen de titulares hablando de los beneficios que es el alcohol para el corazón, la realidad es que no hay nada demostrado. La cantidad de alcohol que resultaría beneficiosa es mucho menos que una copa, y las desventajas superan con creces los beneficios.


La salud mental

Otro de los efectos del alcohol es alterar la química del cerebro y aumenta el riesgo de depresión. A menudo se asocia con una serie de problemas de salud mental. Un estudio reciente encontró que las personas que sufren de ansiedad o depresión, mostraron el doble de probabilidades de ser grandes bebedores o alcohólicos.

Los niveles extremos de consumo de alcohol pueden causar incluso psicosis, una enfermedad mental grave con alucinaciones y delirios de persecución o paranoia. Los síntomas psicóticos también pueden ocurrir cuando los alcohólicos dejan de beber de golpe sin contar con tratamiento médico en un centro de rehabilitación del alcoholismo. Esta condición se conoce como "delirium tremens" o delirio tembloroso, por los temblores que sufre el alcohólico cuando intenta dejar de beber y está bajo el síndrome de abstinencia físico del alcohol.

Los efectos del alcohol conducen a menudo a problemas laborales y familiares, que a su vez pueden llevar al aislamiento y la depresión. Para los alcohólicos que beben todos los días y se convierten en dependientes del alcohol o adictos al alcohol, puede haber síntomas de abstinencia (nerviosismo, temblores, palpitaciones), que se asemejan a la ansiedad severa, e incluso pueden provocar fobias, como el miedo de salir de su casa.


Apariencia

Si estás tratando de vigilar tu peso y cuidar la línea, beber demasiado alcohol puede ser desastroso por los efectos del alcohol en el cuerpo. Las investigaciones revelan que un hombre que bebe cinco litros a la semana consume la misma cantidad de calorías que alguien que come 221 donuts o rosquillas a lo largo de todo un año.

El alcoholismo tampoco es bueno para la piel. Además de causar hinchazón y círculos oscuros bajo los ojos, el alcohol seca tu piel y produce arrugas y envejecimiento prematuro. Si bebes desarrollaras acné rosáceo, una enfermedad de la piel que se inicia con una tendencia a ruborizarte y puede progresar a la desfiguración facial, una condición conocida como rinofima.

El rinofima consiste en la desfiguración de las mejillas, pero sobre todo de la nariz. La nariz crece y se desfigura. Recientemente algunos estudios financiados por los fabricantes de alcohol han tratado de demostrar que el alcohol no produce rinofima y que cualquiera puede padecerlo. Estos estudios se limitaban a preguntar a quienes sufrían rinofimia si eran alcohólicos, a lo que la mayoría, debido a la negación del alcoholismo, contestaban que no. Sin embargo la relación entre el rinofima y el alcohol es directa y está fuera de dudas. Entre los efectos del alcohol está el ser un poderoso vasodilatador. La nariz concentra una gran cantidad de vasos sanguíneos y capilares. Por eso sangra tanto cuando se produce una pequeña herida en la nariz. Y por eso la dilatación de los vasos sanguíneos que produce el alcohol hace que la nariz, donde hay muchos, se agrande y deforme.

Es de este hecho de donde parte el famoso cuento de Pinocho. Ya que el alcohólico niega su problema con el alcohol, pero si sufre rinofimia, su nariz crecerá más y más con cada trago de alcohol.


Dependencia

Si bebes alcohol corres el riesgo de convertirte en adicto. Los expertos estiman que uno de cada 17 personas (6,4%) depende de alcohol para pasar el día en los entornos más superpoblados. El alcohol no tiene únicamente efectos sobre el cuerpo, sino también en el entorno del alcohólico o alcohólica. Y puede tener graves consecuencias para tu familia, amigos y entorno laboral, así como para tu salud mental.


Intoxicación por alcohol, ebriedad, o borrachera

Más de 30.000 personas son ingresadas en hospitales al año con envenenamiento por alcohol o intoxicación etílica. La intoxicación por alcohol en el peor de los casos puede causar daño pulmonar (puedes inhalar los vapores de tu propio vómito) e incluso conducir a un ataque al corazón.

Muchos de los trucos empleados para acortar la borrachera o la resaca y otros efectos que tiene el alcohol, como el consumo de café negro, o beber más alcohol, simplemente no funcionan - o incluso empeoran las cosas.


A la mañana siguiente

Si has bebido mucho la noche anterior, es casi seguro que despiertes con una resaca. El alcohol irrita el estómago, puede causar que te sientas muy mal, náuseas y a veces diarrea. El alcohol también tiene un efecto deshidratante, que es una razón por la cual entre los efectos del alcohol en el cuerpo está un dolor de cabeza pulsante a la mañana siguiente.

El alcohol es una droga depresora, no una estimulante. Esto significa que se ralentiza el cerebro y los procesos del sistema nervioso central. Puedes preguntarte lo que hiciste la noche anterior, sentirte culpable, muy deprimido o con mucho sueño.


Las mujeres y el alcohol

Esto merece un apartado propio porque hasta hace bien poco el alcoholismo afectaba principalmente a los hombres y rara vez a las mujeres. Desgraciadamente la introducción del alcohol entre los adolescentes ha igualado a la mujer con el hombre en cuanto a número de alcohólicos.

Sin embargo los efectos del alcohol en el cuerpo de la mujer son distintos a los efectos del alcohol en el cuerpo de un hombre. Debido a diferencias en el metabolismo, densidad muscular, y peso medio, una mujer necesita menos alcohol para intoxicarse, o emborracharse.

También hay investigaciones recientes que apuntan a un aumento del riesgo de cáncer de mama.

En definitiva, el alcohol es la droga legal más dura que se conoce. Y aunque no es una buena idea separar las drogas en duras o blandas, es una forma de señalar una droga, el alcohol, que tiene también como efecto un síndrome de abstinencia físico que puede causar la muerte del adicto al alcohol.

Previous
Up
Next