Efectos de la cocaína a largo plazo

La adicción a la cocaína se puede establecer de forma muy rápida y puede ser un hábito muy difícil de romper. Los efectos de la cocaína a largo plazo una serie de efectos a largo plazo sobre el adicto. Debido a que la cocaína estimula los sistemas de placer del cerebro y su sensación de recompensa, puede inducir una respuesta de mayor placer que la que otras recompensas naturales pueden proporcionar. Esta sensación es psicológicamente adictiva casi de inmediato. La cocaína es adictiva desde la primera dosis, y es capaz de sentar una adicción permanente en menos de dos semanas. Esta adicción puede causar daño cerebral, así como daños a otros sistemas del cuerpo, y romper tu vínculo con la realidad. Los efectos de la adicción a la cocaína a corto y a largo plazo no son fáciles de tratar. Por este motivo requieren una rehabilitación hospitalaria en un centro de tratamiento, para que la desintoxicación, y el posterior desenganche, funcionen.

El centro de rehabilitación debe proporcionar atención médica tanto a hospitalizados como a pacientes ambulatorios y ofrecerles las herramientas que necesitan para romper su adicción a la cocaína y volver a una vida normal y saludable. Tras la desintoxicación el ex adicto debe aprender a tomar decisiones diferentes y adoptar nuevos estilos de vida, y hacer frente a los inevitables factores que invitarán a una recaída cuando vuelva a casa.


Efectos de la adicción a la cocaína a largo plazo

La cocaína en un estimulante psíquico increíblemente poderoso. Y debido a su potencia, es imposible predecir cómo reaccionará a ella el cuerpo de cada nuevo adicto. Los efectos estimulantes y adictivos de la cocaína se cree que son causados porque la cocaína tiene un efecto de bloqueo que evita que el cuerpo reabsorba la dopamina. Así fuerza una prolongación del ciclo de placer / recompensa en el cerebro. En este ciclo, la dopamina se libera de las glándulas especializadas en el interior del cerebro. A continuación, viaja a través del cerebro a las células nerviosas que tienen receptores de dopamina para procesar la dopamina. Y así produce efectos placenteros y sensaciones en la persona.

Cuando consumes cocaína, esta fuerza a tu cuerpo a liberar de golpe toda la dopamina que tenga disponible. Y a la vez bloquea parcialmente la reabsorción de la dopamina durante un tiempo. Como parte de los efectos de la cocaína a largo plazo este retraso se va ampliando y a llega a producir depresión permanente. Porque del mismo modo que la dopamina produce euforia, la imposibilidad de absorberla produce depresión. No se trata de una depresión debida a sus preocupaciones, es una depresión causada por la cocaína. Únicamente la abstinencia puede sacar al adicto a la cocaína de la depresión cocainómana.

Con el tiempo se suman otros efectos a largo plazo como la paranoia. Que vuelve al adicto desconfiado y violento contra las personas que le rodean. También se vuelve irritable, con cambios de estado de ánimo muy bruscos. Parece que busque discutir o pelearse. Y si persiste el consumo de cocaína, otro efecto a largo plazo son las alucinaciones auditivas. El adicto oye voces. Normalmente amenazadoras, pero también pueden sumarse a la paranoia y sugerirle que haga daño a quienes le rodean.


Cocaína, efectos a largo plazo: la tolerancia física

La tolerancia a la cocaína crece en los adictos después de un par de semanas de uso regular. Esto es un hecho que confirman todos los adictos que aseguran que pasadas las dos primeras semanas, jamás pudieron volver a sentir los efectos placenteros que la cocaína les proporcionó al principio. Este es un efecto de tolerancia física a la droga: el cuerpo no deja actuar a la cocaína como lo hacía al principio, y el adicto intenta conseguirlo aumentando la dosis cada vez más. Desafortunadamente, a pesar de que los efectos placenteros de la cocaína no se den como antes el peligro que supone la cocaína es el mismo de siempre. Estas dosis más altas aumentan el riesgo de sobredosis, accidente cerebrovascular y muerte.


Efectos a largo plazo de la cocaína: una dosis alta de cocaína es tan peligrosa como el consumo regular

Finalmente el uso compulsivo de grandes cantidades de cocaína crea efectos secundarios que son tan preocupantes como los causados por el consumo regular de la droga. La psicosis paranoide aguda, en la que el adicto pierde el contacto con la realidad es uno de estos efectos. Las alucinaciones auditivas y sensoriales pueden hacerse permanentes. También a largo plazo la cocaína tiene el efecto de incrementar el riesgo de fallo cardiaco y accidente cerebrovascular.

Previous
Up
Next