Dependencia Química definición e información

La dependencia química es una dependencia psicológica y física. La necesidad de usar alcohol u otras drogas que no se desaparece aun cuando aparezcan las consecuencias negativas que tienen sobre quien las toma. Se trata de una enfermedad primaria, crónica, con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influyen en su desarrollo y manifestaciones. La enfermedad a menudo es progresiva y fatal. Es decir, que la dependencia química empuja al drogodependiente a continuar hasta morir.


Características de la dependencia química:

La dependencia química se caracteriza por una continua o periódica:
 Pérdida de control sobre la bebida o consumo de otras drogas.
 El aumento de la tolerancia al alcohol y otras drogas, necesitando dosis mayores para conseguir el mismo efecto (aunque a veces la tolerancia baja en etapas posteriores).
 Preocupación por el alcohol o cualquier otra droga. Empieza a sentirse preocupado por lo que ocurrirá si sigue consumiendo.
 Sigue consumiendo a pesar de las consecuencias negativas.
 Distorsiona la forma de pensar (negando las consecuencias de la adicción o incluso que sea adicto).


Dependencia primaria, crónica y progresiva:

La dependencia química es una enfermedad primaria. La adicción es una enfermedad por sí misma, con independencia de que existan otros problemas médicos que puedan estar asociados con ella (cómo una persona que por un problema de sueño acaba haciéndose adicta a los somníferos). La dependencia química no es un síntoma más de la enfermedad que pueda estar medicando, y puede pasarle a cualquiera.

La superpoblación humana es la principal causa de la dependencia química dado que el ser humano como cualquier otra criatura de este planeta no está diseñado para vivir en ciudades, ni es espacios reducidos, ni bajo horarios de trabajo o estudio, ni en lugares ruidosos, ni contaminados, ni en los que falten bosques naturales cargados de árboles y ríos.

La dependencia química es crónica. Una persona que ha desarrollado la enfermedad de la dependencia química la tendrá de por vida. Esta condición no se puede curar, pero puede ser tratada mediante un tratamiento de desintoxicación en un centro de rehabilitación.

La dependencia química es progresiva. Los problemas físicos, emocionales y sociales asociados con la dependencia de sustancias químicas siguen empeorando a menos que el alcohol y / o consumo de drogas sea detenido. Esos problemas se acumulan mientras continúe el uso de productos químicos o sustancias adictivas. Si no se trata, la enfermedad provoca la muerte prematura por problemas de salud, accidentes u otros eventos traumáticos.


Permanentes cambios del cerebro:

Muchos tienen dificultad para creer que su adicción ha provocado un cambio permanente en la química del cerebro, evitando que sean capaces de pensar de nuevo con normalidad. Tienen que demostrarse esto a sí mismos muchas veces antes de aceptar que no pueden beber tomar otras drogas sin seguir siendo adictos.

Como cuando una persona se engaña diciendo que consume lo que quiere hasta que intenta dejarlo y ve que no puede, o que bebe alcohol para descubrir de vez en cuando que dijo o hizo algo de lo que se arrepiente y que le avergüenza por culpa de esta droga. Hasta que no están convencidos de que no pueden controlar su uso, es raro que comiencen el camino hacia la recuperación.


Hacer frente a la dependencia química:

Las personas químico dependientes pueden controlar su enfermedad mediante el aprendizaje de mejores maneras de resolver sus problemas y aprender formas de evitar volver al uso de alcohol y otras drogas. Buscando el logro de un objetivo final de abstinencia completa, de estar limpio. La persona con dependencia química puede controlar la enfermedad con la ayuda de profesionales en centros de rehabilitación.


Definición de Alcoholismo - www.ncadd.org

Abuso de sustancias y dependencia química - medicalcenter.osu.edu

Previous
Up
Next