Cómo ayudar a un alcohólico

Como estás leyendo esto es muy probable que tengas un amigo o un ser querido que sea alcohólico. Y lo que quieres saber es: ¿cómo ayudar a un alcohólico en la vida diaria? ¿Qué puedes hacer que de verdad funcione y marque una diferencia? Vamos a ver:

Lo primero es lo primero: trabajar para cambiar TU comportamiento, no el del alcohólico. Eso ya vendrá al cambiar tu relación con el alcohólico.
Es un hecho difícil de digerir al principio, pero la verdad del asunto es que probablemente no vas a ser capaz de cambiar directamente el comportamiento de un alcohólico. Manipular o amenazar al alcohólico sólo les empuja más hacia el aislamiento y el consumo de alcohol.

Si tratas de controlar la bebida de un alcohólico, vas a experimentar una pérdida de control y falta de poder real. Vas a perder autoridad porque no lo vas a conseguir. En cambio, si te centras en cambiar tu propio comportamiento, vas a aumentar tu autoridad sobre esta persona y a mejorar tu mentalidad para poder ayudar a un alcohólico. Esta es la forma de ayudar a un alcohólico que no lo reconoce: centrarte en tu propio comportamiento y en la forma en que elijas relacionarte con el alcohólico, y no, centrándote en cómo se le puede manipular o hacer cambiar.

Vamos a ver cómo cambiar tu comportamiento puede ayudar al alcohólico.


¿Cómo ayudar a un alcohólico a dejar de beber?
Esto es algo muy difícil de conseguir sin ayuda a familiares de alcohólicos o personas cercanas a ellos. Pero eso no significa que no se pueda marcar una diferencia en el alcoholismo. Mostrar tu apoyo lo mejor que puedas y hacerles saber que los apoyas en todo lo que signifique dejar el alcoholismo es un paso.

Pero no hay trucos cuando se trata de el alcohol. Algunas personas piensan que hay algún modo de amenazar o coaccionar al alcohólico para que deje la bebida de un día para otro. Pero esto no existe. Si les amenazas, ellos simplemente se alejarán de ti y ya no podrás ayudarles.

La mayoría, si no todos los alcohólicos, poco a poco se auto-destruyen, y ellos lo saben. Las amenazas no significan nada para alguien que busca acabar con su vida. No puedes intimidar a alguien que no tiene nada que perder. Es simplemente más combustible que hechas al fuego del alcoholismo.

Tratar de avergonzar a un alcohólico cuando está sobrio tampoco funciona bien. Si consigues avergonzarles, sólo hará que quieran beber más para olvidar la vergüenza.

Así que, básicamente, no hay manera de convencer directamente a un alcohólico a dejar de beber.

Todos los esfuerzos para influir en el comportamiento de los alcohólicos van a ser en su mayoría indirectos, pero esto no los hace menos importantes. Puedes influir en su comportamiento y decisiones, pero no de una manera muy rápida y directa, sino cambiando tú y el modo en que los tratas.


¿Cómo puedo ayudar a un alcohólico a que tome la decisión de ir a tratamiento en un centro de rehabilitación del alcoholismo?

Al igual que tratar de convencer a alguien para dejar de beber, esto puede ser una tarea difícil. Todos los alcohólicos pasan algún momento por lo que los ex alcohólicos llaman, El punto de rendición. El punto de rendición o momento de rendición, es el momento en el que alguien reconoce por sí mismo que es alcohólico y que depende de la bebida. Hasta entonces el alcohólico se engaña y en su interior se repite que puede dejar el alcohol cuando quiera. Es el alcohol ha empezado a destrozar sus vidas y tras varios intentos de dejarlo sin conseguirlo cuando reconocen que son drogodependientes y que necesitan ayuda para salir del alcohol.

Antes del punto de rendición es más difícil que el alcohólico acepte, o mucho menos, pida ayuda o tratamiento en un centro de rehabilitación. ¿Cómo sabes cuándo se han entregado? ¿Cuándo han superado el punto de rendición? Cuando piden ayuda. Cuando están listos para cambiar. Cuando lanzan sus brazos y dicen -"voy a hacer lo que me digan que haga. Enséñame a vivir ", entonces es cuando se entregan.

Pero cuidado, porque todo lo que no sea eso no es más que más manipulación (por ejemplo, "lo dejo si me das dinero", o "me comprometo a ir a tratamiento la semana que viene.")

¿Significa eso que hasta que el alcohólico no esté dispuesto a aceptar ayuda no debo hacer nada? Bajo ningún concepto. CUANTO ANTES RECIBA AYUDA MEJOR. Ten en cuenta que el punto de rendición se alcanza cuando el alcohólico ha perdido mucho y destrozado gran parte de su vida, su trabajo, las personas que le importan, o incluso de haber hecho daño a alguien. NO ESPERES.

Lo mejor que podemos hacer es prepararnos desde este momento. Ten un plan, encuentra tratamientos en centros de rehabilitación del alcoholismo, y haz algunas llamadas. Ellos pueden ayudarte y el alcohólico recibirá tratamiento mucho antes de tirar toda su vida a la basura.


¿Cómo puedo ayudar a un alcohólico a dejar de beber organizando una intervención formal?

Una intervención informal es un diálogo con el alcohólico que puedes tener en la intimidad de tu casa o de la suya. Sin un guión escrito. Para hacerle saber que tiene un problema y que te preocupa y quieres ayudarle. Debe ser siempre cuando el alcohólico esté sobrio.

Pero lo que nos interesan son las intervenciones formales. Estas son reuniones preparadas. Antes hay que pensar lo que se va a decir. Incluso puedes usar materiales como este artículo, videos, libros. A veces también se recurre a un profesional, alguien que trabaje en un centro de rehabilitación y esté dispuesto a acudir a la reunión. Una vez más la reunión se hará en un lugar donde el alcohólico se encuentre cómodo y sin personas delante antes las que se pueda sentir avergonzado. No suelen ser tan efectivas cómo para salir del alcoholismo, pero pueden dar orientación al alcohólico y enseñarle el camino que debe seguir y que tiene apoyo, digamos que conseguirá:

1) Que el alcohólico sepa le importa a los demás.

2) Mostrarle que tiene ayuda disponible (en forma de tratamiento en un centro de rehabilitación).

3) Ser un paso hacia la rendición final. Ten esto en cuenta si las cosas no salen según lo planeado.


¿Cómo puedo ayudar a un alcohólico que no lo reconoce evitando convertirme en su cómplice?

Si por error equivocas ser comprensivo con el alcohólico con convertirte en su cómplice, no sólo no conseguirás que deje el alcohol, sino que seguramente habrás hecho que no pueda dejarlo nunca. Es más, puede que de no haber hecho nada, hubiese podido dejar el alcoholismo buscando ayuda por su cuenta. Por eso tienes que saber diferenciar cuando le apoyas para dejar el alcohol, y cuando le ayudas a seguir bebiendo.

Si evitas convertirte en su cómplice cada vez le empujarás más y más cerca de la realidad. Tarde o temprano no le quedará más remedio que reconocer por sí mismo que necesita dejar el alcoholismo. La clave es no convertirse en quienes les cubren, quienes les protegen de los efectos negativos del alcohol que tienen que afrontar. Haz lo siguiente:

1) No les ayudes a quitarse las consecuencias negativas de su consumo de alcohol, a no ser que ponga en peligro a otros.

Si el alcohólico destrozó su vida hasta el punto de acabar en la cárcel por algún delito, déjalo allí. Bajo ningún concepto pagues dinero para acortar su estancia en prisión, ya que durante ese tiempo no le quedará más remedio que convencerse de que tiene que dejar el alcohol. Si le quitas este castigo, le quitas la oportunidad de salir del alcohol.

Sean cuales sean las consecuencias negativas que recaigan sobre el alcohólico, si se las niegas protegiéndolo de ellas, nunca podrá salir del alcohol. Y continuará haciéndose daño, y haciéndotelo a ti. Como mejor puedes ayudar a un alcohólico es dejando que cargue con las consecuencias del alcohol mientras no quiera reconocer su alcoholismo.

2) Entender cuándo estás ayudando en lugar de siendo cómplice.

Realmente ayudar a un alcohólico implica cosas como acudir a un centro de rehabilitación para alcohólicos, animarles a conseguir ayuda, o incluso acompañarles tras la desintoxicación en el centro a alguna reunión de alcohólicos anónimos.

Mientras que por otro lado, en lugar de ayudar, estás siendo cómplice del alcohólico cuando haces algo como prestarle dinero para pagar la factura eléctrica. El hecho de que el alcohólico le pida dinero para algo que no sea beber no significa que puedas dárselo. No puedes, ni debes dárselo porque el hecho de que le falte ese dinero se debe a la bebida, y el que ahorre lo gastará rápidamente en alcohol. Si cubres por tu cuenta las consecuencias negativas de el alcoholismo le quitas motivos al alcohólico para dejar el alcohol. Exceptuando cuidados médicos, y cualquier gasto relacionado contratamientos para dejar el alcohol, eso es lo único que debes aceptar cubrir si quieres ayudarle. Cualquier otro dinero que le des te convierte en cómplice de su alcoholismo.
El enfoque correcto a la hora de decidir cómo ayudar a un alcohólico implica mantenerse vigilante pero sin intervenir mucho. Señalándole cada vez que algo ocurre por culpa de su alcoholismo que la responsabilidad recae sobre su adicción al alcohol, rodeándole, abrumándole con toda clase de informaciones, artículos, libros y videos. Pero sobre todo que tenga a mano toda clase de tratamientos en centros de rehabilitación del alcoholismo. Que nunca le pueda recriminar que no le ofreció todas las ayudas posibles para dejar el alcohol.

La única forma directa de actuación en el entorno del alcohólico debe ser, asesorarle, acompañarle a tratamientos, a reuniones, incluso concertar las citas, buscar centros de desintoxicación o clínicas de rehabilitación. Todo lo que no sea eso, y que haga por la persona alcohólica es un modo de abuso de dicha persona sobre usted, cargándole con los problemas del alcoholismo, cuando TU NO SUFRES DE ALCOHOLISMO.

El conocimiento acerca de dónde buscar ayuda para salir del alcoholismo, y el estímulo para conseguir las ganas de hacerlo, es lo que realmente necesitan.

Ten cuidado con la negociación: "Préstame algo de dinero hoy y te prometo que iré a rehabilitación el lunes" NO ES SUFICIENTE. Nunca negocies con ellos. No es más, que más manipulación por su parte. Si quieren negociar, establece TU los términos, no ellos. Por ejemplo: "Yo te llevaré en coche a rehabilitación el lunes si para entonces aún quieres ir."

3) Vamos a entender la idea de la separación del alcoholismo

La separación del alcoholismo consiste en saber separar al alcohólico, de el alcoholismo. Es decir, saber separar a la persona que sufre el alcoholismo, y que podemos amar muchísimo, o preocuparnos por ella, de la enfermedad del alcoholismo. Esto es importante, porque en sus peores momentos, la persona alcohólica puede hacer algo que si nos lo tomamos personalmente, nos pueda hacer mucho daño. Es más incluso puede hacernos daño físicamente.

Si se trata de lo primero, y lo que hace es herir nuestros sentimientos, tenemos que ser capaces de separar la enfermedad, de la persona alcohólica. Es el único modo de no destruir la relación que mantengas con esa persona. Para así continuar ayudándole, que deje el alcohol, y vuelva a ser la persona que amas, o respetas, o sencillamente te importa.

Si los actos de la persona alcohólica, te causan daño físico a ti, o a cualquier otra persona, o ponen en peligro a alguien TIENES QUE HACER ALGO INMEDIATAMENTE. Pide la ayuda de las fuerzas y cuerpos de seguridad. PROTÉGETE Y PROTEJE A LOS DEMÁS. Nadie debe pagar las consecuencias del alcoholismo de alguien. Si no lo haces, volverás a ser cómplice del alcohólico. Cargarás para siempre con la culpa cuando tú no tienes problemas con el alcohol. Y tarde o temprano, le echarás la culpa al alcohólico por tener que cargar con esa mala conciencia por no haber hecho nada cuando pudiste. O por haberte dejado maltratar por esta persona. Y aun cuando haya salido del alcohol, acabarás por perder la relación que tengas con el alcohólico porque TÚ serás quien la rompa.

Dicho esto, y mientras no haya daño físico, ni el alcohólico ponga a nadie en peligro, debes saber separar la enfermedad del alcoholismo del alcohólico, para así poder mantener la mente despejada, que es como ayudar a un alcohólico resulta posible. Para no acabar odiando al alcohólico en lugar de al alcoholismo. Lo que acabaría con la relación que te una a él y con tu intención de ayudar a un alcohólico a salir del alcoholismo.

Además al aprender a no reaccionar con fuertes emociones, enfados y lloros, ante lo que haga el alcohólico, le quitas la posibilidad de que te chantajee emocionalmente, amenazándote con herir tus sentimientos. Y también te permite mantener la mente despejada para entender lo que el alcohólico está haciendo ante ti en ese momento y el por qué lo hace. QUE TU COMPRENDAS COMO FUNCIONA EL ALCOHOLISMO ES IMPORTANTE si quieres descubrir cómo ayudar a un alcohólico.

4) Estableciendo unos límites aceptables entre lo que es ser cómplice del alcohólico lo que es ayudar al alcohólico

¿Cómo puedo ayudar a un alcohólico sin equivocar los límites que separan la enfermedad o alcoholismo, de la persona que quiero ayudar y que es alcohólica?

En pocas palabras, se debe al alcoholismo todo aquello que de no estar la persona dependiendo de la adicción al alcohol, no le pasaría, o no lo haría. Cómo estar en prisión preventiva a la espera de juicio por haber agredido a alguien cuando estaba borracho. Muy probablemente no hubiese cometido la agresión de no ser alcohólico, y por lo tanto es el alcoholismo el responsable de que esté en prisión. Es un supuesto claro en el que bajo ningún concepto debes usar tu dinero para acortar su tiempo en prisión, porque necesita saber que el alcoholismo tiene consecuencias para todos, incluidos para él o ella misma.

Siempre que te preguntes: ¿cómo puedo ayudar a un alcohólico? ¿cómo puedo decidir si el alcohólico necesita ayuda, y si puedo prestársela sin convertirme en su cómplice? Pregúntate: "¿Podría esta persona hacer esto que necesita por sí mismo o por sí misma, si no fuese alcohólico?" Si la respuesta es sí, entonces usted NO LE AYUDES, (con la excepción de llevarlo a un centro de rehabilitación del alcoholismo).

Del mismo modo, si el alcohólico hace algo inaceptable como ser verbalmente abusivo, debes preguntarte: ¿Sería aceptable este comportamiento por su parte si no fuese alcohólico? Y si la respuesta es que no, entonces el abuso se debe al alcoholismo y NO DEBES DISCULPARLE.

Si su comportamiento es inaceptable cuando está borracho, entonces es inaceptable, y punto. No debes tolerar de ellos lo que no les tolerarías si estuviesen sobrios.

Este es el proceso de fijación de los límites saludables. Tienes que decidir cuál es el comportamiento aceptable por su parte, independientemente de si han estado bebiendo o no. En otras palabras, el consumo ya no puede ser una excusa para su comportamiento. Separa la enfermedad de la persona y actúa en consecuencia.

En algún momento, cuando el alcohólico esté sobrio, habla con él o ella y déjale muy claro cuáles son los límites que no puede sobrepasar, y las consecuencias si los sobrepasan. No se trata de enfadarte y mostrarle agresividad. Usa lo que sabes de los trucos que intenta para escapar de las consecuencias del alcohol y anticípate para cerrarle la posibilidad de que las use esperando tu complicidad. Como decirle: "Yo no te voy a prestar dinero cuando te falte por culpa del alcoholismo. No me importa que se trate. No voy a sacarte de prisión. No voy a llamar al trabajo para mentirles diciendo que no puedes ir porque estás enfermo, cuando en realidad lo que te pase sea que tienes resaca. "Y así sucesivamente.

Y siempre, siempre, siempre, seguir adelante con tus promesas. Nunca haga amenazas vanas. Di lo que quieres decir y luego cumple con lo que has dicho. Esta es la única manera de conseguir que cambien su forma de pensar, que sepan que estas para ayudarles, PERO NO PARA SER SU CÓMPLICE.

Puedes tener la tentación de hacer una amenaza que no tienes intención de cumplir. No lo hagas si quieres ayudar a un alcohólico. No le pongas ningún límite que luego no vayas a cumplir. Si lo haces, perderás autoridad. Ya no te creerá cuando le digas que harás algo. Y si en algún momento lo intentas cumplir se enfadará mucho más porque exigirá que vuelvas incumplir lo que le dijiste, como ya habías hecho antes.

5) No reacciones a los enfrentamientos que intente empezar cuando esté borracho o borracha

La mayoría de las grandes discusiones ocurren cuando un alcohólico se sale de control, o bien se mete en problemas o se burlan de sí mismos menospreciándose. Tenemos una tendencia a reaccionar ante estas situaciones, y es natural para nosotros creer que cuanto mayor sea nuestra reacción, mayor es la probabilidad de cambiar su comportamiento (o al menos conseguir que nos escuchen). Esta estrategia está totalmente equivocada.

Si reaccionas con enfados, o lloros, cuando la persona esta ebria, borracha, tus emociones serán tan fuertes que no te dejarán fijarte en el comportamiento del alcohólico, y no entenderás lo que hace ni por que lo hace. Y por lo tanto no arreglareis nada. Únicamente conseguirás hacerte daño o hacérselo a él o ella. En su lugar, mantén la calma y háblale como lo harías si no estuviese borracho, sin levantar la voz. Así se dará cuenta de que es él o ella quien está comportándose fuera de lo normal, y que no eres tu quien necesita ayuda sino el. Contribuir a las peleas y riñas las hará más violentas.  Lo único que conseguirá es darles argumentos y excusas para decir que no les importas y no quieres ayudarles. Y entonces se alejará de ti y no podrás ayudar al alcohólico.

Esta idea de la no-reacción no significa que te olvides de los límites y obligaciones que has marcado. Aférrate a ellos por todos los medios. Esto es extremadamente importante.

Haz cumplir con decisión los límites y las obligaciones que hablaste con el alcohólico cuando no estaba borracho y tenía la mente despejada. Pero no esperes que lo entiendan cuando estén borrachos, porque no saben ni lo que dicen. Limítate a cumplir tu palabra de imponer los límites que hablasteis y son imprescindibles para ayudar a un alcohólico que no lo reconoce a dejar el alcohol. Como: “si vienes a casa borracho otra vez, me voy a pasar la noche a casa de una amiga o amigo", si sois pareja, "vuelve a emborracharte cuando salgamos y no te llamo para salir la semana que viene", si se trata de un amigo o amiga, "si vuelves a llegar tarde o presentarte resacoso en el trabajo daré parte a los jefes", si se trata de alguien con quien trabajas, o cualquiera que sea el caso.

Esta es la forma de hacer cumplir los límites y obligaciones que tiene el alcohólico. Con la acción, haciéndolos cumplir obligatoriamente, en vez de discutir. Con serenidad en lugar de agitación emocional.

Esto es entonces lo que puedes usar para ayudar al alcohólico o alcohólica sin perder la cordura:
1) Separar. Separa la persona, el alcohólico, de la enfermedad, el alcoholismo, y actúa en consecuencia.

2) No ser cómplice. Nunca hagas por el alcohólico lo que podrían hacer por sí mismos si estuviesen sobrios, si no estuviesen borrachos.

3) No reaccionar emocionalmente a sus provocaciones. Deja de estallar ante el alcohólico pensando que esto va a cambiar las cosas. No dejes que te arrastre a su terreno y se verá obligado a reconocer que es su adicción al alcohol la que tiene la culpa de todo.


Ayuda a familiares de alcohólicos - www.nhs.uk

Ayuda al alcohólico. Cómo convencer a un alcohólico que no reconoce el alcoholismo. - www.niaaa.nih.gov

Previous
Up
Next