Alcohol

El alcohol es visto por muchos como una droga socialmente aceptable, pero eso no quiere decir que sea menos potente que otras drogas. Técnicamente hablando, es un depresor del sistema nervioso, lo que significa que disminuye las reacciones del cuerpo. Adormece los sentidos y ralentiza el pensamiento, convirtiendo a la persona que está bajo los efectos del alcohol en un sujeto incapaz de pensar con claridad, moverse sin tropezar, o realizar cualquier tarea sin comprometer la seguridad. La persona que toma alcohol se convierte en un pelele que necesita ser vigilado por personas sobrias para que no ponga en riesgo la seguridad de los demás o la suya propia.

En la calle es una de las drogas con más apodos, algunos son: Alcohol, trago, bebida, copa, chupito, alpiste, pisto, chupe, drink, bevvy, chupirul o booze.


Efectos del alcohol:

El alcohol suele exagerar lo que está el estado de ánimo en el que se encuentra el drogodependiente cuando empieza a beber. El alcohol es un relajante, que reduce la ansiedad y las inhibiciones, haciendo que el adicto se sienta más sociable. Quienes lo toman buscan ser capaces de hacer bajo sus efectos lo que de otro modo no se atreverían, o el adormecer sus preocupaciones olvidándolas. 
Al cuerpo le toma una hora para procesar una unidad de alcohol equivalente a unos 8 a 10 gramos de alcohol. Pero el malestar físico aun dura de 24 a 48 horas.


Riesgo de caer en la adicción al alcohol:
  
El alcohol es la droga legal con el síndrome de abstinencia más fuerte que se conoce. Es la única droga legal cuyo síndrome de abstinencia puede matar. Si un alcohólico es encerrado y privado por completo de alcohol de forma brusca, en la mayoría de casos morirá. La causa será la carga de estrés que produce la adicción de su organismo al alcohol, y que lo acelerará sobrecargando el corazón. De ahí que la dependencia del alcohol necesite siempre de tratamiento en un centro de desintoxicación y rehabilitación del alcohol, y normalmente con la ayuda de medicamentos dependiendo del nivel de adicción.


Tipos de alcohol y usos: 
  
El alcohol se presenta en una amplia gama de bebidas diferentes. Las llamadas bebidas espirituosas suelen contener la gradación más alta de alcohol, su consumo es peligroso. Los alcoholes de mesa como vinos y espumosos suelen contener un grado medio de alcohol por unidad, no muy alejado de las cervezas, y su consumo habitual y amparo social es lo que los hace peligrosos. Las bebidas pre mezcladas que suelen venderse en tiendas para consumir de botella suelen tener niveles de alcohol similares.

Revisa la etiqueta, ya que se muéstralos grados de alcohol que contiene. Los grados son un buen estándar para medir el nivel de alcohol que estás consumiendo y para comparar la fuerza de bebidas diferentes. Otra forma utilizada para medir el contenido de alcohol son las unidades. Una unidad de alcohol son unos 8 a 10 gramos de alcohol puro. Así que una unidad es más o menos la mitad de una pinta de cerveza con alcohol, o de sidra, o un vaso pequeño de vino de mesa, o una medida de 25 ml de bebidas espirituosas. Incluso un pequeño (125 ml) vaso de vino es probable que contenga 1.5 unidades de alcohol.


Precio del alcohol, su coste:

 El precio varía mucho dependiendo de la procedencia del alcohol. También según el tipo de alcohol. Hay alcoholes que necesitan más tiempo para ser destilados. La cerveza suele ser el alcohol más económico, seguido del vino, del whisky, y de los espumosos, siendo en esta escala las bebidas espirituosas o licores las más caras. Pero dentro de esta escala según el proceso y tiempo de fermentación el precio se puede elevar hasta límites incomprensibles. No es raro oír que una botella de vino se haya subastado por precios muy elevados.

Una de las creencias más equivocadas es que la mayor calidad de una botella de alcohol reduce el efecto alcohólico sobre quienes lo beben. El alcohol que contenga una bebida es el mismo tipo sea cual sea la bebida y la pureza del alcohol. No importa si es la cerveza con alcohol más barata, o el vino más caro. La diferencia la marca el resto de la bebida que no es alcohol, ya sea zumo de uvas, o de cebada o cualquier otra fruta o planta fermentada, pero el alcohol etílico es siempre el mismo, siempre puede hacer adicto al alcohol a quien lo bebe, y siempre afecta a su capacidad para pensar con claridad y desplazarse.


Riesgos del alcohol:

Una copa de más puede hacer que te sientas fuera de control, y que hagas o digas lo que no sólo no te atreverías, sino lo que no querrías hacer, y nunca hubieras hecho, de no estar bajo los efectos del alcohol.

La capacidad de pensar se reduce, el lenguaje se ve afectado y se arrastran las palabras, además, físicamente se pierde el equilibrio, y se producen nauseas que acaban en vómitos.
La dependencia psicológica y física al alcohol puede arrastrar a cualquiera que lo consuma. Y la tolerancia aumenta gradualmente cuanto más cantidad, y más frecuentemente, se bebe, necesitándose más alcohol para alcanzar el mismo estado. En otras palabras, el alcohólico o alcohólica, puede sentir que cada vez sufre menos los efectos del alcohol, y pensar que eso es bueno, porque piense que significa que empieza a dominar la bebida, y la realidad es que es un síntoma de adicción al alcohol.
Otra creencia equivocada es que el alcohol vuelve a quien lo toma necesariamente amigable y divertido. Pero como hemos dicho acentúa el estado de ánimo que tenga la persona cuando empieza a beber. De modo que si ese día estaba enfadado por algo, deprimido, o triste, el adicto al alcohol se volverá agresivo, y con tendencia a insultar a todo el que se le acerque y a agredirle. No hay manera de saber de antemano si una borrachera va a convertir a alguien en un sujeto peligroso.

Para superar la intoxicación por alcohol hay que abstenerse de beber durante 48 horas para permitir que los tejidos se recuperen.

Un exceso grave puede conducir a una intoxicación alcohólica severa que podría hacerlo caer en un estado de coma etílico y podría matarle. 
El alcohol además contribuye a todo tipo de problemas, desde la delincuencia violenta a la violencia doméstica y a las muertes relacionadas con vehículos. 
El consumo a largo plazo del alcohol causa enfermedades como el daño al hígado, cáncer de estómago y enfermedades del corazón.

Alcohol - www.alcohol.gov.au

Prevención del alcoholismo – www.berkeley.edu

Alcoholismo en la sociedad actual – www.kidshealth.org

Previous
Up
Next